FAQ‎ > ‎

Computación en la nube


Las diez ventajas principales de la computación en la nube de Google

En comparación con las tecnologías de "software más servicios" alojadas e instaladas en la propia organización, la infraestructura para varios clientes basada en Internet de Google ofrece un acceso más rápido a la innovación, una fiabilidad y seguridad inigualables, y una gran economía de escala.




La tecnología de computación en la nube forma parte del ADN de Google


Google lleva más de diez años trabajando con la tecnología de la computación en la nube. Hoy, gracias a su base de usuarios, saben rápidamente qué nuevas funciones serían de utilidad en el mundo empresarial, las perfeccionan y las ponen a disposición de los clientes de Google Apps lo antes posible.

El acceso más rápido a la innovación permite aumentar la productividad


La Web es el epicentro de la innovación y la infraestructura para varios clientes de Google se ha diseñado para poder ofrecer mejoras a todos los clientes en ciclos muy cortos. Google puede proporcionar funciones nuevas cada semana, o incluso con mayor frecuencia, porque sus sistemas tienen una excelente capacidad para distribuir las actualizaciones. Solo en el año 2009, ofreció más de 100 mejoras y los clientes no tuvieron que administrar ninguna actualización ni revisión para poder utilizarlas. Las empresas, por el contrario, tienden a actualizar el software de servidor tradicional con una frecuencia de cinco a siete años debido a los largos ciclos de distribución de los proveedores, así como al coste y a la complejidad que hay a la hora de implementar actualizaciones, en especial cuando se necesitan servidores más potentes, como hardware de 64 bits.

Las aplicaciones basadas en navegadores son otro de los ingredientes básicos de la receta de Google para la innovación rápida. Cuando incluiyen funciones nuevas en las aplicaciones web, los usuarios pueden utilizarlas al instante de forma automática. Tan solo deben actualizar sus navegadores. En el caso de las aplicaciones basadas en navegadores móviles, también es posible utilizar las nuevas funciones sin necesidad de actualizar ningún software. En la tecnología tradicional y de "software más servicios", el software cliente constituye un obstáculo para la innovación. Incluso una vez que los sistemas de servidores aceptan las nuevas funciones, los usuarios no pueden utilizarlas en estos entornos hasta que actualizan el software en sus equipos y teléfonos móviles, lo que puede llegar a ser una tarea lenta y costosa.

La adopción de las nuevas funciones no interrumpe la actividad de los usuarios


La rápida innovación gracias a la nube presenta otra ventaja respecto los ciclos de la tecnología tradicional: los empleados se adaptan con mayor facilidad a un flujo continuo de mejoras en lugar de tener que adaptarse a cambios bruscos que interrumpen la actividad. Las mejoras graduales, que se presentan en fragmentos muy pequeños, reducen sustancialmente las dificultades asociadas a la gestión de cambios. En cambio, con la tecnología tradicional, los empleados deben volver a formarse cada vez que la empresa actualiza el software, lo que supone una dificultad más.

Los empleados pueden ser productivos desde cualquier lugar


Las aplicaciones web creadas en la infraestructura global de Google ofrecen a los trabajadores el acceso total a su información en distintos dispositivos, lo que les permite ser productivos en más lugares. Los datos no se almacenan en un equipo concreto, sino en la nube. De este modo, los empleados pueden acceder a toda su información y trabajar con ella desde cualquier lugar que disponga de conexión a Internet. La infraestructura de Google ofrece a los usuarios un acceso más sencillo a su información tanto en el trabajo como en casa, cuando van de un lugar a otro o a través de los dispositivos móviles. Con la tecnología tradicional, la información importante puede quedar atrapada en software que solo está disponible en un conjunto reducido de dispositivos, lo que impide que los empleados sean todo lo productivos que podrían ser.

La solución de computación en la nube de Google permite trabajar en equipo de forma más rápida


Puesto que en Google Apps los datos se almacenan en la nube en lugar de guardarse en los equipos de los empleados, varios usuarios pueden acceder a un mismo proyecto y trabajar en él de forma simultánea sin tener que preocuparse de utilizar el mismo sistema operativo, el mismo software o el mismo navegador. Por ejemplo, en lugar de que los usuarios se envíen un documento en el que trabajan conjuntamente como archivo adjunto después de cada revisión, el documento se almacena en la cloud con Google Apps. De este modo, todos los que trabajan en él pueden utilizarlo a la vez desde sus respectivos navegadores web e incluso realizar cambios que los demás usuarios autorizados pueden ver en tiempo real. Prescindir del envío constante de archivos adjuntos almacenando los datos en la nube permite ahorrar tiempo y reducir frustraciones en los equipos que deben trabajar conjuntamente de forma eficaz.

La importante inversión en seguridad de Google protege a los clientes


Las grandes inversiones que realiza Google en seguridad física y basada en procesos benefician a los clientes. En primer lugar, Google cuenta con algunos de los mejores expertos en seguridad del mundo para proteger sus sistemas y realizar análisis de seguridad muy estrictos. Nuestros centros de datos disponen de muchas de las últimas medidas de seguridad como, por ejemplo, los controles de acceso biométrico y los sistemas de protección del perímetro de varios niveles. Asimismo, Google ha implementado un protocolo de procesos de seguridad de varias capas diseñado para contribuir a la protección de los datos de los clientes. Estos procesos han superado satisfactoriamente una auditoría independiente de terceros y han obtenido el certificado SAS 70 tipo II, que verifica la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de los datos de los clientes. Por último, en Google gestionan de forma eficaz las actualizaciones de seguridad en su infraestructura de computación en la nube global, que es prácticamente homogénea, para evitar que los clientes se expongan a vulnerabilidades conocidas hasta que instalen ellos mismos las revisiones de seguridad.

Se almacenan menos datos en dispositivos vulnerables


Las aplicaciones basadas en navegadores también permiten aumentar la protección de los datos confidenciales. A diferencia del software tradicional, cuando un usuario termina de utilizar una aplicación web, el equipo en el que ha trabajado guarda muy poca información que pueda ser interceptada. Además, si los empleados tienen la posibilidad de acceder de forma segura a sus datos desde cualquier navegador, suelen guardar menos información localmente en dispositivos poco seguros como las unidades USB. En un mundo en el que uno de cada diez equipos portátiles se pierden durante el primer año1 y el 66% de los trabajadores afirma que ha perdido alguna vez una unidad USB2, poder acceder a la información de forma segura desde el navegador y minimizar el volumen de datos confidenciales que se guardan en los dispositivos constituye una estrategia de seguridad eficaz.
1Encuesta anual sobre delitos informáticos y seguridad del FBI y el Computer Security Institute, 2005
2"Thumb Drives? The New Portable and Convenient Way to Lose Data" (¿Unidades de memoria USB? La nueva forma práctica y móvil de perder datos), 2007

Los clientes obtienen mayor fiabilidad y disponibilidad


Mediante la replicación síncrona, los datos y las acciones que realizan los usuarios en Google Apps se copian prácticamente en tiempo real en varios centros de datos. Nuestro sistema se ha diseñado para que, si por algún motivo no es posible acceder a un centro de datos concreto, pueda dirigirse de forma inmediata a otro sin que el usuario perciba ninguna interrupción del servicio. Para los clientes de Google Apps, nuestro objetivo de punto de recuperación (RPO) se ha establecido en cero y nuestro objetivo de tiempo de recuperación (RTO), en migración instantánea tras error. Gmail, Google Calendar, Google Talk, Grupos de Google, Google Docs y Google Sites ofrecen una garantía de operatividad del 99,9%. Cabe destacar que la fiabilidad real de estos servicios ha sido significativamente superior. Intentar reproducir este nivel de fiabilidad con la tecnología in situ o alojada es excesivamente costoso y complicado. Incluso las grandes empresas que disponen de los mejores sistemas de recuperación tras fallos suelen establecer el tiempo de recuperación en una hora, lo que significa que aceptan la pérdida de una hora de datos.

Google Apps ofrece gran flexibilidad y control


El hecho de trasladar la información a la nube de Google no significa que dejes de controlar tus datos o tu tecnología. En las Condiciones del servicio de Google Apps se especifica explícitamente que los clientes conservan la propiedad de sus datos de Google Apps y que Google considera que los clientes no deben tener ningún inconveniente para extraer sus datos de Google Apps si algún día deciden dejar de utilizar el servicio. Asimismo, Google Apps ofrece controles para que los administradores gestionen las aplicaciones a las que sus usuarios pueden acceder y el modo en que los empleados utilizan cada servicio. 

Los clientes gastan menos gracias a la economía de escala de Google


Google compra grandes cantidades de componentes básicos para crear servidores personalizados que contienen pocos elementos innecesarios. Esto no solo nos permite ahorrar costes en hardware, sino también minimizar los gastos generales al utilizar una cantidad muy reducida de configuraciones de servidor que pueden administrarse a gran escala de forma global con una relación de personal dedicado a distintos equipos extremadamente rentable. Para los usuarios esto significa que, gracias a estas economías de escala, Google Apps puede ofrecer niveles de eficiencia muy superiores a los que obtendrían los clientes por su cuenta. Asimismo, es posible ahorrar todavía más costes con las aplicaciones que se ejecutan en el navegador. Los clientes ahorran tiempo y dinero porque no necesitan licencias de ningún software específico ni aplicar revisiones o sustituir material periódicamente.


Comments